Un camí cap a l'autèntic autoconeixement

SITUACIONES DE ALTO RIESGO EN NUESTRO PASEO MATUTINO

No os creáis que podemos sentirnos seguros en algún sitio. El peligro nos acecha en cualquier lugar y en el momento más inesperado.

Sino, que nos lo digan a Drac y a mi después de sobrevivir a las circunstancias que nos han rodeado durante el paseo de hoy, 24 de agosto, entre las 10,30 y las 11,30 horas en la zona de Palau solità i Plegamans que separa Can Pujol de Torre Marimon. Una zona, por lo que hemos vivido hoy, tan solo idílica y tranquila en apariencia y que me hace dudar de si volver a acercarme a ella.

Os explico los acontecimientos tan y como se han desarrollado. Cuando hemos llegado al Caniparc, hemos divisado un grupo de al menos veinte bestias que permanecían quietas, de pie, mirándonos desde unos cien metros. Com llevaba desatado a Drac (no me lo tengáis en cuenta los “anti perros sueltos” por favor), y al percibir la amenaza en sus miradas, he atado a Drac sin dudarlo y hemos acelerado el paso camino abajo hacia Can Pujol. Sin mirar atrás, oía los pasos cada vez más acelerados de la manada detrás nuestro. Mi instinto de supervivencia ha hecho que mirara hacia atrás por si tenia que tomar alguna decisión de urgencia, pero me he aliviado al ver que, no sé por qué motivo, los animales han cambiado ligeramente su trayecto y se han puesto a correr paralelamente a nosotros manteniendo la distancia de unos de cien metros, aunque aumentando la velocidad. De tal manera que los he perdido de vista y he podido respirar tranquilo hasta unos minutos después.

Cual ha sido mi sorpresa cuando llegando a la Masia de Can Pujol, nos los hemos encontrado otra vez, pero en esta ocasión cortándonos el paso, creando una barrera animal de margen a margen del camino. Ahora se mostraban impertérritos, con una actitud amenazante y chulesca. Sus armas relucían con algunos rayos de sol que empezaba a salir después de que la lluvia hubiera descargado unas cuantas gotas. Empezaban a avanzar hacia nosotros lentamente, algunos de ellos con sus cuernos altos y ramificados en ristre, cuando dos hechos casuales de la naturaleza (alguien dirá que no existe la casualidad sino la sincronicidad) de un auténtico problema.

El primer hecho se ha materializado por la irrupción en el camino invadido por las veinte bestias con cornamenta de otra manada de bestias chillonas de una especia diferente. Antes de entrar en una lucha descarnada, las bestias cornudas has preferido huir dejándonos como pasto de las bestias chillonas.

Entonces se ha desencadenado el segundo hecho. Un rayo estruendoso ha caído en un pino muy cercano a la escena y el segundo grupo de bestias han huido por patas.

Podéis ver uno de las manadas de bestias en las fotos del post, así como el árbol con dos de sus enormes ramas rotas por el rayo.

Podéis ver el video de diferentes momentos del azaroso paseo en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=3BKF72jAeMQ

Lo dicho: ¡id con mucho cuidado! El peligro acecha en cualquier esquina y también al aire libre.

Leave a comment

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: