Un camí cap a l'autèntic autoconeixement

INTELIGENCIA HUMANA Y ALTAS CAPACIDADES (2)

El psicólogo estadounidense Howard Gardner en el año 1981 publicó la Teoría de las Inteligencias Múltiples. Ésta resultó rompedora por su cuestionamiento de la noción tradicional de inteligencia.

La teoría de Gardner afirma que el ser humano no tiene una sola capacidad. Define que el ser humano posee inteligencias o habilidades múltiples, las cuales unas están más desarrolladas que otras.

En el post del 20 de diciembre pasado lo anuncié http://pepcampsbarnet.com/inteligencia-humana-y-altas-capacidades-1/ Hoy desarrollaremos el primero de los 3 aspectos esenciales que nos harán comprender mejor uno de los cambios de paradigma más importantes de nuestra época.

Este cambio de paradigma ha sido gracias a los estudios científicos de los últimos años en cuanto al funcionamiento del cerebro humano. Lo que se ha venido a denominar neurociencia.

La naturaleza de la inteligencia humana es multifactorial

En las últimas décadas hemos entrado de lleno en un nuevo paradigma en la comprensión de la inteligencia. Este nuevo modelo o paradigma va más allá de los primeros estudios basados en un modelo psicométrico o monolítico. En éstos se daba prioridad a la comprensión de la estructura y la composición de la inteligencia y a las pruebas estandarizadas basadas en la medición.

Por ejemplo, de la rapidez o de la cantidad de aciertos al responder tareas en función de la edad cronológica, para finalmente acabar situando a la persona en un baremo de superioridad, normalidad o inferioridad.

Con el avance de las investigaciones científicas se prosiguió a desarrollar un modelo explicativo más ajustado al desarrollo cognitivo y a la explicación de los procesos (al cómo la mente aprende).

Este modelo era más aplicable a posteriori y facilitaba el desarrollo de estrategias de intervención específicas para cada persona en función de sus necesidades, capacidades y talentos concretos y distintos. Este nuevo paradigma se basa en una concepción multifactorial de la inteligencia.

Howard Gardner y la Teoría de las Inteligencias Múltiples

En las fases iniciales de este nuevo enfoque destaca el psicólogo estadounidense Howard Gardner. En el año 1981, en su obra Estructuras de la Mente, publicó la Teoría de las Inteligencias Múltiples, la cual resultó inquietantemente rompedora por su cuestionamiento de dicha noción tradicional de inteligencia.

Dicha teoría afirma que el ser humano posee inteligencias o habilidades múltiples, las cuales unas están más desarrolladas que otras. Así, el aprendizaje tiene el reto de tratar de promocionar las aptitudes naturales y compensar las carencias con estrategias adaptativas.

Gardner definió la inteligencia humana como “potencial bio-psicológico de procesamiento de la información” presentando la característica de multidimensionalidad y en consecuencia, situándose también en el ámbito de lo científico.

Así pues, en la  investigación sobre la inteligencia, de intentar comprender cómo evolucionan y se desarrollan las estructuras de la inteligencia, el interés se ha centrado más en lo cualitativo.

Se han introducido otras variables como los efectos de la herencia y la influencia del ambiente, y los estudios científicos se han ido centrando en cómo la mente registra, almacena y procesa la información.

Y cada vez se han ido hallando más evidencias de que para un desarrollo personal exitoso en todas las áreas, social, académico, profesional… es necesario contemplar la inteligencia más allá de la concepción monolítica, es decir desde una concepción multidimensional.

Este concepto está recogido hoy en la Guía Científica de las Altas Capacidades https://altascapacidadescse.org/cse/shop/Guia%20Cient%C3%ADfica%20ICP10.pdf en y el Congreso Mundial Inteligencia Humana, Altas Capacidades y Educación http://congresomundial.altascapacidadescse.org/ (calificadas de Obras de Carácter e Interés Científico y Profesional).

Ines Sastre: neurobiología, neuropsicología, epigenética y pedagogía

En la actualidad de nuestro país, destacamos a la autora Sylvia Sastre (Catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación y Directora del Máster en Neuropsicología de las Altas Capacidades en la Universidad de la Rioja) por su seguimiento sistemático de la investigación científica internacional, y por su gran labor divulgativa.

Sastre habla de las influencias de la neurobiología, la neuropsicología, la epigenética y la pedagogía en el desarrollo constante de la inteligencia. En su artículo  “Niños con altas capacidades y su funcionamiento cognitivo diferencial” (2008), evidencia el hecho que la superdotación es mucho más que una habilidad elevada en alguna área intelectual. Por lo tanto, el coeficiente intelectual no es una medida suficiente para identificarla, ya que solo hace referencia a una aptitud más, dentro de esta área.

Por lo tanto, el coeficiente intelectual es una medida parcial y no suficiente para concluir un diagnóstico clínico. La identificación de la superdotación supone un proceso en el cual se administran instrumen­tos formales e informales de medida intelectual convergente y divergente, de estilos resolutivos, metacognitivos o de apren­dizaje, y sobre el funcionamiento cerebral.

El diagnóstico clínico basado en la perspectiva de multidimensionalidad de la inteligencia es, además, esencial como medida de protección para el alumnado, ya que evitará malas praxis educativas y el daño cerebral y emocional de la persona.

En este sentido, Sastre, en su artículo “Intervención psicoeducativa en la alta capacidad: funcionamiento intelectual y enriquecimiento extracurricular” (Revista Neurología 2014), desarrolla de qué forma la educación del superdotado y talentoso debe basarse en paradigmas científicos explicativos de la naturaleza, características y desarrollo de la alta capacidad intelectual como bases para la intervención diferenciada, curricular o extracurricular, que permita su manifestación en excelencia, acorde con su potencialidad.

Y explica también, como el hecho de avanzar en este concepto y naturaleza sobre las altas capacidades, reclama abandonar el paradigma tradicional (monolítico y excesivamente centrado en el cociente intelectual) a favor de un nuevo paradigma interdisciplinar, multidimensional y neuropsicológico.

Entonces, hay un cambio en el foco de interés desde quién es la persona con alta capacidad hacia cómo funciona su mente. Desde la Sociedad Española de Psiquiatría Infantil y Juvenil, en el artículo: «Del viejo Paradigma monolítico al nuevo Paradigma Multidimensional», también se ratifica esta concepción sobre la inteligencia. Se define el nuevo modelo como: “interdisciplinar, multidimensional, neuropsicológico y neurobiológico, en la permanente interacción cognición-emoción-motivación, constituido por factores educativos y factores clínicos, no patológicos”.

Esta progresión respaldada por la neurociencia, afirma que una adecuada adaptación curricular activa el funcionamiento del cerebro y produce los neurotransmisores necesarios que impulsan el aprendizaje.

Por contra, un currículo redundante o repetitivo no activa el aumento de niveles de dopamina, noradrenalina, serotonina y otros neurotransmisores necesarios para el aprendizaje óptimo, con un resultado de apatía o desmotivación.

INTELIGENCIA HUMANA Y ALTAS CAPACIDADES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: